El secreto del secreto

Sixto José Paz Wells nació el 12 de Diciembre de 1955 en Lima, la capital del Perú. Hijo de un conocido investigador del fenómeno Ovni, Carlos Paz García, creció en un ambiente familiar muy propicio a la investigación de la vida extraterrestre. Siguió estudios primarios y secundarios con los hermanos Maristas, culminando sus estudios en el primer lugar en el Orden de Méritos. Siguió luego estudios universitarios en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en las facultades de Historia y Arqueología. Esta casado con Marina Torres Puglianini y tiene dos hijas, Yearim y Tanis, ambas profesionales en la actualidad. Desde 1974 llega a establecer una de las experiencias de contacto extraterrestre más fascinantes y difundidas a nivel mundial.

“Vivimos en un universo sin límites,

el único límite es nuestra ignorancia”.

 

“En un universo de posibilidades infinitas,

nosotros somos una de ellas. Pero una posibilidad conciente

capaz de activar una reacción en cadena a nuestro alrededor ”

 

“El secreto del secreto, es que no hay secretos.

Podemos crear, atraer y acceder a toda la información

y a todo el conocimiento del universo,

 porque todo él se encuentra dentro de nosotros mismos,

y en todo cuanto nos rodea.

Simplemente hay que darse cuenta de ésta realidad,

focalizar nuestra atención y sintonizarse con ello ”.

 

“Dioses sois, hijos del Altísimo”

(Salmo 82,6)

 

“Pedid y se os dará, llamad y se os abrirá”

“Todo esto y mucho más podrías llegar a hacer si tuvierais la fe

 como un granito de  mostaza”

(Jesús)

 

“Los siete secretos del secreto  son: Atracción, Creación, Decreto,

Emoción y Sentimiento, Equilibrio y Balance,

Voluntad ,  y lo más importante , Amor”.

 

ATRACCION

Hace unos 5000 millones de años, la estrella que es nuestro sol comenzó a existir. De acuerdo a las teorías actuales, el sol se formó como otras estrellas a partir de la atracción y acumulación de partículas de polvo y gases de hidrógeno y helio, los cuales eran remanentes de otras estrellas anteriores, que produjeron  remolinos en el espacio.

La inmensa nube que se convertiría en el sol, se condensó gradualmente a medida que los átomos de hidrógeno y de helio eran atraídos unos a otros por la fuerza de gravedad y caían en el centro de la nube, cobrando velocidad mientras caían. Cuando la aglomeración se hizo más densa, los átomos se movieron más rápidamente , más átomos chocaban unos con otros y el gas de la nube se tornó más y más caliente. A medida que la temperatura se elevaba, se intensificó la violencia de las colisiones hasta que los átomos de hidrógeno chocaron con tal fuerza, que sus núcleos se fusionaron formando átomos de helio adicionales , liberando energía nuclear. Esta reacción termonuclear aún ocurre en el corazón del sol y es la fuente de energía que irradia desde su incandescente superficie.

La fuerza de atracción que empezó a moverlo y a crearlo todo, aún sigue haciéndolo, y esta en nosotros, pudiendo llegar a ser accionada voluntaria y concientemente.

Así como el sol, nosotros también somos  un sol en potencia,  el cual  esta formado de los aportes de todos los soles que han brillado antes que nosotros y a nuestro  alrededor. Y no sólo me refiero a los astros del cielo, sino también a los seres humanos que nos han precedido y a las propias vidas anteriores.

Ciertamente todos estamos formados de la misma materia estelar que constituye el sol, pero tenemos en nuestra aparente pequeñez, una significativa ventaja que es la conciencia, esto es la capacidad de darnos cuenta de las cosas y dirigirlas voluntariamente en tal o cual dirección.

Antes de que existiera nuestro actual cuerpo físico , así como  la personalidad  y  el carácter  que hoy por hoy manejamos, existieron otras tantas personas y personalidades, algunas de las cuales aún hoy nos acompañan y que han influido en nuestra forma de ser, ya sea a través de sus aportes genéticos, como de su influencia  mental y espiritual. La gravedad y atracción nos ha hecho reunir todos esos aportes en nosotros, pero estamos hechos para brillar con luz propia, corregir y mejorar todo lo anterior , activando toda nuestra potencialidad.

Vivimos en un universo donde todo es mental, donde uno puede crear lo que cree y en donde por la ley de atracción, uno atrae hacia sí mismo lo semejante  en función de lo que pensamos. Por ello, si aprendemos a pensar en positivo, y para ello iniciamos el proceso de conocernos a nosotros mismos y nos arriesgamos a ser mejores de lo que somos, atraeremos sobre nuestra vida  situaciones y circunstancias  mejores, incluso ideales para nuestra realización. Pensar en positivo nos llevará a vivir y actuar en positivo.

Por la ley de atracción estamos reuniendo alrededor nuestro y llenando nuestra vida de elementos positivos y negativos, todo depende  de cuan concientes y despiertos seamos como para escoger y seleccionar adecuadamente . Debemos entonces saber decidir qué es lo que queremos realmente y lo que necesitamos, porque hay cosas que aunque las queramos pueden llegar a ser inconvenientes o perjudiciales en nuestra existencia . Por ello debemos saber que todo en la vida es una cuestión de actitud, si nuestra actitud es positiva, constructiva y edificante,  nuestra vida será un fiel reflejo de eso; si por el contrario somos negativos, pesimistas y destructivos, nuestra vida girará en torno a ello.

Uno termina convirtiéndose en lo que piensa, por ello debemos procurar el control de la mente, ejercitando para ello la concentración; de tal manera  nuestros pensamientos serán elevados, positivos y trascendentes reflejándose los resultados en nuestra vida.

Todo pensamiento tiene una frecuencia, de tal manera que lo que pensamos afecta nuestro interior y nuestro entorno de forma positiva o negativa. Pensemos siempre en lo mejor, lo más bello, lo más hermoso, lo positivo, lo trascendental y nuestra vida se verá rodeada y afectada de esa frecuencia. Hay que evitar pensar en las cosas negativas, o en aquello que nos producen malestar o temor; mas bien pensemos en que existe una protección superior, que nada malo nos puede ocurrir si estamos alineados con la luz y somos luz…¡Y sí que lo somos! , porque podemos llegar a ser todo lo que creamos y queramos ser…

Debemos aprender a focalizar nuestra mente en pensamientos de una frecuencia elevada para atraer a nuestra vida resultados igualmente elevados. Y ciertamente para todo hay técnicas y ejercicios, pero lo importante no es la técnica sino la actitud.

 

CREACION

Para que la ley de atracción funcione adecuadamente debemos activar previamente la ley de Creación, que es nuestra potencialidad como para crear alrededor nuestro y en nosotros circunstancias cada vez mejores. Por tanto si nosotros sabemos que esto existe , que el poder de la creación como hijos de la luz es parte de nuestra naturaleza, y creemos que puede ocurrir con y en nosotros, al creerlo lo creamos…Focalicemos entonces nuestra atención en el proceso creativo.

Como en la historia del joven mago Potter, él desconocía su potencial creador (mágico), es más , él era el más grande y poderoso mago sin saberlo; y habían muchos que estaban  interesados en que él no lo supiera. Así los seres humanos somos potencialmente magos y alquimistas de nuestras propias vidas y de la vida en general, sólo que vivimos desconociendo  nuestras capacidades. Este desconocimiento hace que por el contrario las existencias  de las personas sean conducidas por la corriente de la vida sin posibilidad alguna de dirigirla y cambiarla.

La Creación nos enseña que lo único que se mantiene constante en el universo es el cambio, por ello debemos estar dispuestos a ejercer la ley de Creación (Del Cambio), creando en nuestras vidas circunstancias nuevas y mejores, atreviéndonos a cambiar, a ser diferentes  y ver todo con otros ojos, los ojos de las posibilidades infinitas .

Nosotros somos creadores de nuestra realidad. Nuestra vida es un reflejo  de nuestro estado mental interior, pero eso puede cambiar y mejorar, porque nada permanece igual para siempre , y depende exclusivamente de nosotros la dirección que tome , por lo que  debemos trabajar para ello conociéndonos mejor y reconociendo lo que debe empezar a variar .

Somos como un imán que atrae hacia nosotros lo que pensamos o en lo que centramos nuestra atención.

La vida es un acto de elección permanente. Creamos cada vez que elegimos, y elegimos cada vez que decidimos o aceptamos estar tristes o contentos, positivos o negativos. Cuando nuestra actitud es negativa dejamos que los demás elijan y creen por nosotros.

Sabemos que existen infinitos poderes en la mente con consecuencias muchas veces incomprensibles para la razón, allí vemos por ejemplo el poder de sanación , la telepatía,  la premonición o precognición, etc. Pero qué pasa cuando alguien por envidia, odio, resentimiento o celos intenta hacernos un daño, o como tradicionalmente (supersticiosamente) se dice : hacernos una “brujería”. El poder para hacer daño no esta en el victimario, que es  aquella persona que te desea mal, por más que ella sea un experto en las artes de la hechicería y brujería, o por más que recurra a los más terribles brujos, o junte a muchos muy poderosos hechiceros o magos negros en su intención de agredirnos a distancia. El poder siempre esta en la víctima, por más que ella no sepa concientemente que alguien le quería hacer daño. El inconciente es como un radar con 360 grados de percepción, y puede percibir las malas intenciones a distancia. Asi que cuando hay miedo, el temor materializa las malas intenciones, porque es el propio poder creador de uno, el que es  utilizado en nuestra propia contra. Hay veces que el temor te hace imaginar que hay quien te desea mal, y aunque no haya un agresor real,  igualmente nosotros fabricamos ese mal. El temor es ignorancia, es el desconocimiento de los potenciales reales que uno puede despertar y manejar.

Peor es cuando la persona sí sabe que le querían hacer daño , porque si es insegura, débil de voluntad, sugestionable o esta pasando por una etapa depresiva o negativa , el temor a ser víctima es tal, que ella misma plasma el daño.

Nadie puede hacerte daño si tú no lo permites. Si estas de lado de la luz, la luz siempre resplandece en la oscuridad. En ti esta el poder creador de la divinidad, tu creación (tu vida ) será lo que tu decidas que sea, y nadie debe decidir por ti.

 

EL DECRETO

Para usar la ley de Creación, y para orientar adecuadamente la ley de Atracción, debemos saber  usar previamente la ley del Decreto  o de la Palabra Creadora, que es una técnica  extraordinaria que combina el poder de la vibración del sonido con el ejercicio creador. La idea es alinear la frecuencia del sonido con la del pensamiento para que este se materialice, pidiendo con convicción.

Los mitos del origen de la vida en todos los pueblos hablan de un sonido primordial, de una primera palabra con la que empezó todo, con la que se inició la creación. Elijamos adecuadamente con qué palabra queremos empezar nuestra propia creación : “Hágase la luz”, Fe, Amor, Abundancia, Prosperidad, Reconciliación, Perdón, Comprensión, Paz, etc.

Debemos siempre decretar en positivo cuanto queremos, necesitamos y sabemos que debe materializarse a nuestro alrededor, pero hacerlo con fe y convicción, entonces crearemos y atraeremos hacia nosotros todo lo mejor y más positivo. Y viceversa también, decretaremos con fe y resolución la desaparición o transmutación de todo lo malo, y lo negativo en nuestras vidas.

De ahora en adelante, sólo hablaremos en positivo, viendo el lado bueno de las cosas, y para ello, pensaremos en positivo, retirando de nosotros la crítica y el comentario agresivo y negativo. La idea es tratar una y otra vez de ser constructivos no contaminando a nuestro alrededor con pensamientos o con palabras negativas,  hasta lograrlo definitivamente. Dependiendo de nuestra resolución y permanente autobservación  estaremos con ello creando  el plazo para que todo esto se cumpla. Recordemos que el poder del sonido y de la intención fue capaz de derribar las murallas de Jericó, así también en nuestra vida podemos derribar murallas y barreras aparentemente infranqueables.

Pero dejemos también espacio en nuestras vidas para la sorpresa. Cuando pidamos a la vida, pidamos lo mejor para nosotros y nuestro entorno, aunque muchas veces no lo tengamos muy claro, y abrámonos a observar cómo se mueven las cosas y qué es lo que llega hasta nosotros. Aprendamos a leer en los acontecimientos. Estemos seguros que siempre vendrá hacia nosotros lo mejor, aunque al principio nos cueste entenderlo así.

 

EMOCION Y SENTIMIENTO

Para darle al Decreto la mayor potencialidad debemos implementarle previamente otra ley que es la de la Emoción y el Sentimiento. Y es que sin emoción ni sentimiento difícilmente las cosas llegan a cristalizarse en nuestra vida.

Ciertamente, esto es como los ingredientes de un plato refinado y exquisito. Posee una serie de secretos y componentes que deben ser perfectamente combinados para que el platillo adquiera su excelencia.

La Emoción y el Sentimiento le dan una fuerza adicional y extraordinaria al Decreto, al poder Creador y a la Fuerza de Atracción, porque brota de nuestra particularidad muy humana. Es la pasión la que le da una fuerza superior y contundencia a nuestras acciones. Emocionémonos en el esfuerzo de renovarnos, y convenzámonos del potencial que hay en nosotros para crear.

Con la Emoción y el Sentimiento nosotros le damos un toque particular y artístico a nuestros pensamientos. Somos como el artista que va esculpiendo o pintando su obra. Es importante sentirse sano, próspero y realizado para que con ello nuestros pensamientos se vayan alineando y consigamos materializar esas emociones reflejándose en nuestras vidas.

Es más que importante antes de desear cosas nuevas en nuestra vida, renovarnos nosotros y valorar lo que ya tenemos, lo que hemos logrado, lo que hemos conseguido, así como lo que hemos superado. Esa capacidad de agradecer y sentirnos agradecidos con la vida, nos hará acreedores de nuevas bendiciones. Recordemos que siempre habrá mucho por qué agradecer.

Es  primordial que para hacer el mejor uso de la ley de Atracción, Creación y Decreto, que nuestro sentimiento hacia lo que nos ha tocado vivir en la vida cambie, rescatando la gratitud ,viendo y sintiendo todo lo malo como un reto , y lo  ya superado como una victoria, como un triunfo de crecimiento.

 

EQUILIBRIO

Pero para que la Emoción y el Sentimiento le den la fuerza necesaria al proceso, es importante tomar en cuenta previamente la Ley del Equilibrio, y es que es más que importante para ejercitar el poder creador y el proceso de atracción y creación orientando adecuadamente las emociones y los sentimientos, estar en equilibrio, en balance y en paz interior.  Este equilibrio se consigue mediante el contacto interno en el silencio, la oración y la meditación.

Con equilibrio se supera el temor, porque el temor es ignorancia, es no saber de que lado de las fuerzas uno se encuentra, y es desconocer todo el maravilloso potencial que hay en nuestro interior. La clave es siempre pensar en positivo, y procurar darse cuenta de que nada es porque sí, que todo tiene un sentido .

La clave del equilibrio esta en la capacidad de ser coherentes y consecuentes con lo que pensamos, y no defraudarnos ni traicionar nuestras convicciones. Y la única forma de conservar la paz interior es compartirla.

 

 

VOLUNTAD

Y ¿cómo lograr ese equilibrio como para que todo sea accionado de la forma correcta? Pues la clave es la Ley de la Voluntad. Sin voluntad no será  posible crear ni atraer hacia nosotros lo positivo;  no podremos ser capaces de decretar con fe y convicción, menos aún podremos guiar y controlar nuestras emociones y sentimientos. La voluntad habrá de ser forjada en la disciplina diaria, sólo así podremos sostener nuestros pensamientos para concretarlos.

Y un pensamiento positivo es muchas veces más poderoso que uno negativo, sólo que requiere que nos enfoquemos en él y lo sostengamos.

No debemos temer a los malos pensamientos, sino mas bien practicar en extraerlos de nuestra mente, como quien arranca una hoja de un cuaderno y lo arroja a la papelera, quedando con una nueva hoja en blanco.

Recordemos que nada es casual, y que la vida siempre resulta siendo la consecuencia de nuestro estado mental y espiritual.

Hemos venido a ésta vida a tomar decisiones y a asumir la responsabilidad por las decisiones que tomamos. La voluntad es la fuerza interior que debe ser despertada para accionar la creación y la atracción, para atraer lo positivo. La voluntad debe ser fortalecida día a día a través de pequeños grandes logros, en donde lo importante es aprender a vencerse uno a sí mismo.

 

AMOR

Finalmente para que esa voluntad tenga una inspiración y razón de ser, así como una  orientación adecuada a la hora  de aplicar todos los procesos de atracción y creación , tenemos que tomar en cuenta antes que nada  la Ley del Amor. Sólo si tomamos en cuenta ésta ley, que le da un sentido y carácter trascendente a la creación y atracción, podremos crear y proyectarnos más allá de lo cotidiano y materialista, procurando la trascendencia.

El Amor nos enseña que debemos pedir aquello que necesitamos pero no para tener más, ni para ser más que los demás, sino para compartir, por ello no debemos olvidar que cuando pidamos con convicción y con la seguridad de recibir, se materializará.

Si sólo buscamos usar las leyes para pedir y saciar nuestras ambiciones y deseos personales egoístas, nos podría pasar lo que al insaciable rey Midas, que ciertamente todo lo que tocaba podía convertirlo en oro, pero destruyendo a su familia y su entorno, quedándose cada vez más solo y tornándose  más y más  infeliz. Ciertamente, sino le damos un contenido y un sentido a lo que pedimos, si no procuramos tener para compartir, la vida misma nos cobrará la factura más adelante, y con terribles intereses.

Imaginémonos que vamos por la vida con una canasta llena de frutas y de flores y que las vamos consumiendo pero también compartiendo con todo aquel que se nos cruza por el camino. Al final encontramos en el fondo de la canasta un billete de lotería con un buen premio para cobrar. Sino hubiésemos compartido no lo hubiésemos hallado. Además sin haberlo previsto,  toda la gente que durante el recorrido recibió de nosotros, nos buscará para compartir lo suyo también , y contaremos con su amistad y gratitud. Y es que sin buscarlo, la vida nos premia por nuestras actitudes acertadas. La más  grande inversión en ésta vida es ser bondadoso y dar amor, porque realmente se cumple aquello de que recibirás el ciento doblado.

No nos olvidemos lo importante que es también  que todo lo tenemos que hacer con gratitud y humildad hacia la vida, aceptando que todo se da en su mejor momento y de la forma adecuada. La soberbia y el orgullo terminan siendo un lastre que debemos saber dejar en el camino.

Recordemos que somos seres espirituales con un campo de energía que funciona dentro de un campo mayor, y que todos estamos conectados, porque somos parte de una unidad. Lo que nos afecta a nosotros , afecta al todo y viceversa, por ello el trabajo personal es más que necesario para ayudar a afectar el universo que nos rodea. Somos realmente dioses creadores, y hasta hace poco desconocíamos esta realidad y esa responsabilidad. 

Ahora que hemos entendido todo el proceso, ya sabemos que el verdadero secreto es que no hay secretos, que todo esta allí, simplemente para  aprender a darse cuenta y a ser práctico y positivo en la vida.

Publicado por senitac

Esta página es para el despertar de consciencia, para la evolución de la humanidad y yo sólo un mensajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: